Si bien es cierto que el marketing es una ciencia, también es creativo e innovador. No conoce fronteras y siempre hay una nueva manera de contar la historia, de vender el producto o servicio, así como de anunciar el tráiler de la que podría ser la serie o película más vista de la historia.

No solo es lo que ves, es lo que haces a otros entender, amar y desear. Permite expresar ideas, emociones y, en general, una visión del mundo (la de la empresa y la marca), siempre con un objetivo.

Según Philip Kotler (considerado por algunos el padre del marketing):

«Es el proceso social y administrativo por el que los grupos e individuos satisfacen sus necesidades al crear e intercambiar bienes y servicios»

También se le ha definido como el arte o ciencia de satisfacer las necesidades de los clientes y obtener ganancias al mismo tiempo.

Así como las obras de Pablo Picasso y Vincent van Gogh han perdurado en la historia, existen comerciales y anuncios que marcaron generaciones. Hoy por hoy, siguen siendo referencia mundial de creatividad, ingenio y pasión comercial.

Nike es referencia desde que, a finales de los años 80, cuando la firma estaba en clara desventaja con su principal competidor, Reebok, consiguió dar la vuelta a la tendencia gracias a una de las campañas más exitosas de todos los tiempos: «Just do it» («Solo hazlo», en español).

A partir de la campaña encabezada por ese eslogan, se disparó la venta de sus zapatillas.

«Just do it» es un eslogan corto y fácilmente memorizable, con el que además cualquiera puede sentirse identificado. Es la respuesta ideal que se le puede dar a una persona que piensa en practicar algún deporte o, en general, que piensa en hacer algo. ¿Estás pensando en salir a correr? “Just do it”. Sencillo, creativo y efectivo.

Con frecuencia, disciplinas artísticas como la música, la danza y el teatro buscan llegar a los sentimientos de las personas y provocar “algo”, por ejemplo: risas, nostalgia, tristeza, conciencia, etc. Lo mismo pasa en el marketing. Según sea el requerimiento, busca generar emociones para que el producto o servicio pase a la memoria del público con un enfoque más personal.

En su artículo La publicidad como arte y el arte como publicidad, Juan Carlos Pérez Gauli habla sobre cómo ambos lenguajes ya estaban en sintonía en los últimos años del siglo XIX y primeras décadas del XX. De hecho, en muchos casos se trataba de artistas que realizaban publicidad y viceversa, como Toulouse-Lautrec, quien pasó a la historia del arte como dibujante y pintor, aunque sus obras más conocidas fueron sus carteles. También tenemos a Jules Chéret, que se encontraba en un nivel creativo muy similar. Sin embargo, está considerado como un cartelista excepcional y miembro destacado de la figuración postimpresionista.

Asimismo, hace énfasis en artistas conocidos por sus obras no publicitarias, pero que también han contribuido notablemente al desarrollo de la publicidad. Nos estamos refiriendo a Charles Rennie Mackintosh, Koloman Moser, Alfred Roller, Pierre Bonnard, Ramón Casas o Henry van de Velde.

Concluyo con la frase de William Bernbach: “La publicidad es básicamente persuasión, y la persuasión no es una ciencia, es un arte”.

 

Fuentes:

Arte (s.f.). Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Arte

Gauli, J. (1998). La publicidad como arte y el arte como publicidad. Arte, individuo y sociedad,(10)

Las 5 mejores campañas publicitarias de la historia: ¡así se vende una marca! (05 de julio de 2018). Holded: https://www.holded.com/es/blog/las-5-mejores-campanas-publicitarias-de-la-historia-asi-se-vende-una-marca

Marketing (s.f.). Excellence Management: https://excelencemanagement.wordpress.com/l-marketing/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí