La hipercalciuria es una de las primeras causas de litiasis renal y hematuria en niños. Se define como el aumento mantenido en la excreción urinaria de calcio. Puede ser idiopática (cuando se desconoce su causa), lo cual es relativamente raro en niños mayores de 6 años. Pero también existe la secundaria, que es la más común, y se debe a factores dietéticos (exceso en la ingesta de sodio, azúcares y proteínas, baja ingesta de potasio).

Las siguientes son las manifestaciones clínicas más frecuentes:

  • Hematuria (sangre en la orina).
  • Disuria (ardor o dolor al orinar).
  • Polaquiuria (necesidad de orinar muchas veces en el día).
  • Dolor abdominal.
  • Urgencia miccional.
  • Enuresis nocturna (incontinencia urinaria).
  • Infección urinaria.
  • Urolitiasis.

Asimismo, también pueden presentar retardo de crecimiento y osteopenia (pérdida de mineral óseo).

Según explica la nefrólogo pediatra Katiuska Meléndez, “los valores normales de calcio urinario son muy variables en las distintas poblaciones y, además, se encuentran influenciados por el tipo de alimentación”. Al respecto, comenta cuáles suelen ser los valores en la población infantil venezolana.

  • Valores normales en niños venezolanos: < 4 mg/kg/día (en menores de 4 años con o sin control del esfínter urinario).

Si se realiza la relación calcio/creatinina, sus valores son los siguientes:

  • Hasta los 6 meses: < 0.6 mg/mg.
  • Lactantes de 6 a 12 meses: < 0.4 mg/mg.
  • Lactante mayor (12 a 24 meses): < 0.3 mg/mg.
  • Mayores de 2 años: < 0.14 mg/mg (en ayunas) y < 0.20 mg/mg (sin ayunas).

El tratamiento de primera línea es dietético. Consiste en aumentar la ingesta de agua, restringir los alimentos salados y azucarados, limitar la ingesta de proteínas a los requerimientos recomendados y asegurar la ingesta de suficientes frutas y hortalizas.

“La calciuria se ve influida por los hábitos dietéticos que pueden variar dentro de cada región e, incluso, por cada grupo familiar. De ahí la importancia de educar a los padres en relación de lograr una alimentación balanceada en el niño y el resto del grupo familiar, evitando así factores de riesgo que puedan incrementar la excreción urinaria del calcio”, explica la doctora Meléndez.

En caso de persistir la hipercalciuria a pesar de las medidas dietéticas o en pacientes con síntomas urinarios, litiasis, manifestaciones de osteopenia (como fracturas óseas), etcétera, se inicia tratamiento farmacológico con citrato de potasio, que ayuda a disminuir la excreción urinaria de calcio y mejora la solubilidad de las sales de calcio en la orina.

Para conocer más sobre este y otros temas, visita: www.medicosvenezolanosonline.com

Redes sociales: @tuclinicamvo, en Instagram.

 

Nota de prensa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí